Nubes




















Fotos mías tomadas en España (Murcia), África (Zanzíbar), Venezuela e Irlanda.


Las nubes me devoran
las nubes me fascinan
su maraña vaporosa
domina mis azules sentidos
primitivos
con sus ojos aguados,
rastrillando los cielos
ahuecando sus almohadas,
tocan liras de agua
de gotas asilvestradas.


El primer libro que tuve,
del que tengo consciencia
fue un libro de nubes,
que me regaló mi abuelo.

Años después lo quise recuperar.
Entro en la tienda:
"¿Qué desea?"
"Un libro de nubes"
"¿Conoce el autor o la editorial?"
"No"
"¿Qué lleva en la portada?"
"Una gigantesca y bellísima nube"

Aún hoy lo sigo buscando.

Comentarios

Justo ha dicho que…
Qué cosa más preciosa ,.un libro de nubes. Si es que los abuelos..

Y bellísimas fotos, tú misma estás escribiendo el libro de nubes que habita en tu imaginación.
Almatina ha dicho que…
vaya

es cierto

toda la vida buscándolo
y lo tengo delante de mis narices jaja
gracias por abrirme los ojos.

Un besoo

Smuack!
EL LOBO ESTEPARIO ha dicho que…
los recuerdos infantiles nos marcan tanto, y es cierto, hay nubes calidas, nubes que amenazan lluvia, nubes bañadas por el sol, influyen tanto en nuestro estado de animo, espero que encuentres ese libro, por que recuperaras parte de tu infancia.
Almatina ha dicho que…
Cuando devoraba la exquisita biblioteca de mi familia,
no sabía entonces la satisfacción que me proporcionaría años después ir recuperando pedacitos de mi Historia, ésas historias anónimas invisibles, que mueven la tierra, y la existencia Humana, pero que no están escritas en letras doradas,
y sin cuya existencia dejaríamos de tener sentido, sin alma ni dolor, permanecidas a la sombra de la intimidad, escondidas, e indelebles en nuestros corazones solitarios.

Corazones
con historias similares,
pues sienten y padecen al estar hechos de la misma carne, venas y músculos que el resto de la gente, aunque pensemos que nuestras heridas son las mas dolorosas, que nuestros recuerdos son los más felices, somos carne compuesta del magma Humano.

El libro recuperado con mayor alegría fue uno:
"Cuatro cuentos de Andersen" especialmente el de la Reina de las nieves, Kay y Gerda, con el diablo rompiendo desde el cielo un espejo mágico, que tenía la maravillosa propiedad de que lo bueno y lo bello desaparecían del todo, y lo malo y feo destacaban allí adquirirndo unas dimensiones enormes, un espejo de frialdad que por avaricia de los diablillos se resbaló de las manos, quedó hecho añicos, uno de ellos instalado en el corazón de Kay.
Editorial Timun Mas SA, Barcelona, año 1971.
Lo encontré en una tienda de segundamano, lo beuno de que las gentes del lugar no lean, es que hay auténticas joyas tiradas y vendidas como papel viejo, por 1, 2 y 3€, que locura. No saben lo que hacen.
Probablemente para calzar la mesa, como la familia de Leólo y su "único" libro.

saludos gatunos
y bienvenido
Lobo estepario.
TOROSALVAJE ha dicho que…
Las nubes son el preludio de lo que a mí me gusta: la lluvia, pero ha de ser lluvia abundante, torrencial, extremecedora, lluvia de fin del mundo, lluvia poderosa y soberana.

Se me ha ido la olla con la lluvia, lo siento...

Besos.
Almatina ha dicho que…
Ésa es exactamente la nube que me gusta
la atronadora
justo cuando se ensombrece todo
y hay un infinito silencio.
Entonces las primeras gotas que caen son más lentas y espesas, una puede colarse entre esas gotas, bailando, casi sin mojarse.
Luego llega la lluvia rompedora, sanadora, limpiadora, que todo lo barre y te encharca los pulmones de aire con sabor a hierba y a tierra mojada.
Es espectacular,
Pero todavía no he podido sacar fotos de esa nube lluviosa justo antes de descargar su furia contra la tierra y martillearla infinitas veces hasta quedarse de nuevo vaporosa y libre de pena.

Sigh!
Quizá algún día tenga suerte.
Camille Stein ha dicho que…
cuando era niño me quedaba extasiado mirando las nubes, adivinando sus formas cambiantes... de tanto observarlas me salieron alas en los ojos... pero de poco sirven: ellas siguen estando arriba y yo aquí abajo

... un libro de nubes, con páginas de lluvia...

un beso
Almatina ha dicho que…
De niños somos nubes
de mayores piedras.
Por eso miramos al cielo esperando
volver a subir algún día,
mientras pasamos las páginas lluviosas
de ese libro nuboso.
De pequeño miraba las nubes buscando lo que, caprichosamente, nos iban dibujando...(bahhh, la verdad es que aún lo sigo haciendo).

Hermosas fotos...
Un abrazo
Tawaki ha dicho que…
Qué preciosidad de fotos, me gustan mucho las de las palmeras y creo haber reconocido el Liffey.

Un abrazo
Almatina ha dicho que…
Quilcacamayo
Las nubes son misteriosas
vuelan por la corteza aérea terrestre
y nos observan a su antojo.
Seguro que piensan:
este humano tiene cara de ratón,
el otro se parece a un oso, mira ésos:
desde lejos parecen una manada de ovejas negras.

Tawaki
Efectivamente es el Liffey
(en irlandés: An Life), vaya ojo.
La verdad es que no me dí cuenta que sacaba fotos a nubes hasta que una amiga me preguntó que porqué tenía tantas de tantos sitios, entonces me di cuenta.
Gracias, me alegro que te gusten.
Puedes adoptar alguna nube, si quieres, de éstas fotos.
ángel ha dicho que…
hermosos paisajes de la amplitud sin fondo de la vida. Gracias.
Antiqva ha dicho que…
Amiga, bella coleccion de imagenes de nubes...

Lo del Libro de las Nubes, me recordo que hace poco ley El Libro de las Aguas, de Alejandro Lopez Andrade. Precisamente han rodado una pelicula que creo que se estrena en noviembre.

Un abrazo, amiga

Entradas populares de este blog

sting - shape of my heart

Into The Wild